miércoles, 13 de junio de 2007

Nueva Esparta vulnerable ante desertificación

Karla Rodríguez Behrens

La desertificación es el proceso de degradación y deterioro de las tierras y recursos naturales en zonas áridas, semiáridas y subhumedas secas, provocadas por el hombre y por causas naturales, en las cuales se pierde la capacidad de producción de las tierras.

En Venezuela existe un 45% de áreas áridas, semiáridas y subhumedas secas de las cuales extensas proporciones con tierras degradadas a consecuencia de erosión hídrica, salinizacion, compactación, deforestaciones, incendios forestales, degradación de las aguas por contaminantes y especies de fauna y flora en peligro de extinción son consecuencia de las actividades del hombre.

En el estado Nueva Esparta la creciente demanda de materiales de construcción a consecuencia del Boom turístico y de desarrollo coloca a la Isla en una condición vulnerable en cuanto a la desertificación. Las zonas en riesgo por su riqueza en areneras y canteras son Macanao, Guatamare y el Piache, según informe del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente. De igual forma, los municipios Antolin del Campo, Díaz, Arismendi y Gómez presentan deterioro en sus suelos agrícolas por el uso de aguas subterráneas con altos niveles de salinidad que han disminuido su rendimiento y fertilidad. Otra causa importante de la latente desertificación es la presión urbanística y turística de los municipios Antolin del Campo y Gómez, los cuales han perdido gran parte de sus zonas agrícolas para construir viviendas.

Entre las afecciones mas comunes en el estado Nueva Esparta se encuentran los incendios forestales espontáneos o provocados por agentes antrópicos, la dependencia del recurso de agua potable de las cuencas de Neveri y Carinicuao, el incremento del desarrollo turístico, la inadecuada ocupación de las zonas costeras, la falta de planes de contingencia en caso de desastres y los cambios climáticos representan alteraciones que convierten a la Isla en zona vulnerable.

El Ministerio del Poder Popular para el Ambiente a través de sus herramientas de educación recomiendan a los pobladores de Margarita para contrarrestar los efectos negativos que pueda traer la desertificación, practicar una gestión ambiental compartida, ser contralores socio-ambientales, usar de manera racional el agua potable, evitar la contaminación del mar, frenar la tala, quema y deforestación, aprovechar y recuperar el agua de lluvia, suprimir el uso de aerosoles que contengan CFC y HFC y evitar el riego de tierras con agua proveniente de pozos de altas salinidades.




1 comentario:

Omar dijo...

No dejes tus suenos atras, tienes tiempo sin actualizar tu blog, escribe aunque no sea de ambiente, tu pluma merece ser leida y no quedar olvidada detras de un escritorio o detras de las prioridades sociales que enlutan el talento y las virtudes. es un orgullo conocer a la mujer detras de esas lineas.
Omar Mendez